México- Cañón del Sumidero (16 de Octubre)

Como ya es costumbre a las 8 ya estábamos duchados, desayunados y preparados para salir.

A eso de las 9.00 una van pasó a buscarnos por el Hostal para ir al Cañón del Sumidero, un cañón provocado por el rió Grijalva y situado a unos 5 km del Tuxtla Gutiérrez.

Esta vez decidimos visitar el Cañón contratando una excursión en el Hostel por 250 pesos/persona.

Aunque no somos muy fan de las excursiones en grupo, sobre todo por el tema de tener un recorrido fijo y unos tiempos muy limitados, en este caso el precio fue un factor decisivo. La entrada al cañón cuesta 215 pesos por persona a la cual habría que sumar el coste del colectivo hasta Chiapa de Corzo con lo que el precio hubiera quedado en unos 230-280 pesos por persona, así que nos decidimos por la excursión organizada (y para que mentir, siempre es mucho más cómodo que te vengan a buscar a la puerta de casa). Además, tengo que reconocer que estos tours te permiten conocer gente de forma muy fácil. Nosotros tuvimos la gran suerte de coincidir con varios viajeros muy simpáticos y conocer un poco más de sus viajes.

El trayecto desde San Cristóbal hasta el cañón fue de unos 45 minutos y hay que decir que la carretera se encuentra en un estado muy bueno.

Cuando llegamos al punto inicial del tour nos subimos en unos botes de unas 15- 20 personas donde el patrón también hacía de guía del recorrido.

A pesar de que al principio no estábamos muy seguros con la excursión, la verdad es que nos encantó. Naturaleza en estado puro. Animales por todas partes, incluso tuvimos la oportunidad de ver a un cocodrilo tomando el sol a escasos 3 metros de distancia. En resumen, una maravilla.

Se puede comenzar el recorrido desde cualquiera de los 4 embarcaderos del cañón: embarcadero del malecón, embarcadero Unidad Deportiva, embarcadero Cahuaré y embarcadero Belisario Dominguez.

El recorrido dura unas 2,5- 3 horas y comienza en uno de los embarcadores llega hasta la presa de Manuel Moreno Torres y vuelve al punto inicial. Según el guía un recorrido total de 72 kilómetros… aunque nos parece mucho…

La verdad es que el viaje merece mucho la pena. Hay cascadas, paisajes de postal y al menos en nuestro grupo muy buen ambiente y muchas risas.

Una de las partes que más nos impactó fue la “isla blanca”, una agrupación de basura que arrastra el cañón proveniente de los pueblos cercanos y que se concentra en un remanso de agua. ¡Hay tal cantidad de basura que desde lejos parece una isla de verdad!  Un total de casi 2 toneladas de basura se concentra en ese punto durante la temporada de lluvias y se necesitan más dos meses de trabajo para poder limpiarla. Toda una pena, la verdad.

Cuando vimos tal cantidad de basura en un paraje tan espectacular se nos rompió un poquito el corazón. Todo el mundo sabe que debería reciclar, pero creo que hace falta ver algo así para concienciarnos. Y el plástico, ¡que cantidad de plástico! Miles y miles de botellas de este material flotando por todas partes…

Una vez acabado el recorrido y ya de vuelta en la van hicimos una parada en el pueblo de Chiapa de Corzo para comer. Si os somos sinceros, el pueblo no tiene mucho encanto, aunque tiene una fuente en la Plaza de Armas ‘Ángel Albino Corzo Castillejos’,  que es muy curiosa.

Dimos una vuelta por los alrededores de la plaza, que estaba repleta de tiendecitas de suvenires y artesanías y por el mercado municipal.  Para comer nos paramos en uno de los puestecitos que se situaban en frente del mercado y nos pedimos una hamburguesa para los dos por solo 40 pesos (es que era una hamburguesa gigante). A parte de la carne y otros ingredientes típicos como tomate, cebolla o lechuga, ésta llevaba piña y…. ¡Estaba muy buena! Quien iba a pensar que la piña y una hamburguesa sería una buena combinación…

A eso de las 3 ya estábamos de vuelta en San Cristóbal. Aprovechamos la tarde para descansar y organizar un poco que queríamos ver en los próximos días.

Reservamos un tour a Palenque para el día siguiente y decidimos nuestro próximo destino: Bacalar.

En nuestra última noche en San Cristóbal fuimos a cenar al Caldero, un pequeño restaurante  situado en la avenida  Insurgentes 5ª y aunque bueno nos pareció muy turístico y poco “autentico”.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.