Me han robado el móvil

Relato de los hechos

Después de pasar un mes por Australia tomamos nuestro vuelo hacia Bali desde el aeropuerto de Sydney. Teníamos un viaje largo por delante ya que íbamos a hacer escala en Kuala Lumpur antes de llegar a nuestro destino final en Denpasar, Bali. Llegamos a Bali alrededor de la 1:30 AM, durante la noche. Pasamos el rutinario control de pasaportes, nos enfundamos nuestras mochilas y tomamos un taxi (no sin antes discutir con varios taxistas que nos querían cobrar un dineral por una carrera de 15 minutos).

Aquí vino ya nuestro primer error, ya que por ahorrarnos 20.000 rupias (no llega ni siquiera a 2€) acordamos con el conductor que no nos iba a dejar en la puerta del hotel, sino que nos iba bien que nos dejara a 200 metros, en una esquina de una calle menos concurrida. Cabe decir que el hotel que contratamos estaba en Kuta, concretamente en Legian Street, una calle concurridísima donde están los principales garitos de fiesta.

Bajamos del taxi, nos pusimos la mochila grande detrás y la pequeña delante. Mientras íbamos camino al hotel creo que dábamos muchas señales de que eramos recién llegados: paseando a las 2 de la madrugada cargados con nuestras mochilas, observando todo a nuestro alrededor como los locales repletos de turistas borrachos, las estrechísimas aceras abarrotadas de locales y contestando constantemente que no queríamos nada a los locales que nos ofrecían servicios de taxi, mototaxi, drogas varias…

Estábamos a unos 30 metros de nuestro hotel cuando un grupo de 10 balineses empezaron a ofrecernos servicio de taxi, a la vez que nos rodearon y empezaron a estirarnos de las mochilas. Fué un momento muy angustioso, y nos dimos cuenta que eso no era normal, algo estaba pasando… Cuando conseguimos zafarnos del grupo lo primero que hice fué revisar todas mis pertenencias: mi mochila grande es imposible que la tocaran (ya comprarmos una mochila de seguridad para evitar hurtos), la mochila pequeña del frente estaba bien, ninguna cremallera abierta, pero al revisar una bolsa que llevaba al hombro me dí cuenta que estaba agujereada y faltaba todo, entre las cosas más preciadas mi amado iPhone! ARRRRRGHHHH! Me puse furioso, y lo peor es que en la calle no había nadie que nos quisiera/pudiera ayudar. La policia brilla por su ausencia, a menos que seas turista y conduzcas moto… ahí si que está la policia para pararte e intentar sacarse un sueldo extra con multas sin sentido.

Al dia siguiente tocó ir a la policía a poner la correspondiente denuncia, cosa que nos llevó tooooda la mañana, además de alguna pequeña discusión porque decían que no nos podían entender con nuestro inglés… ¡Que no nos podían entender! ¡Un policía “turístico” que no mediaba más de 3 palabras en inglés! Bien, es Indonesia, hay que adaptarse a esto.

Conseguimos poner la denuncia, eso si, con la esperanza perdida en poder recuperarlo. En el tiempo que estuvimos en comisaria entraron 5 turistas más que les había pasado exactamente lo mismo: robo de su móvil. Por suerte nos dijeron que Bali era seguro…

La estrategia del ladronzuelo

Por suerte o por desgracia soy un apasionado de la tecnología y estoy bastante al día de que hacer en casos como estos. A los 15 minutos que me robaran el teléfono accedí a iCloud desde mi portátil, me conecté a la aplicación de “Buscar mi iPhone” y bloqueé el teléfono. Lamentablemente como acabábamos de llegar mi teléfono no tenia conexión a Internet y no pude rastrear la ubicación.

Para aquellos que os ocurra algo así y tengáis un iPhone (con Android también se puede realizar pero desde otra página) hay que conectarse a www.icloud.com y acceder a la opción de “Buscar”ICloud Buscar

Una vez allí hay que seleccionar el teléfono sustraído y darle clic a la opción de “Modo Perdido”. Con esto conseguiremos que el mangante en cuestión no pueda utilizar nuestro teléfono, es decir, que por más que quiera lo único que tenga sea un precioso (y caro) ladrillo.

ICloud iPhone perdido

Después de esto seguimos con nuestro viaje y después de unos días en Bali nos fuimos hacía Ubud, en el centro de la isla. Cuando estábamos allí Sergio, un gran amigo que conocimos mientras estábamos de Erasmus, me contactó por Instagram preguntando si habíamos perdido el móvil, lo que me pareció rarísimo. Al parecer el amigo ladronzuelo había contactado con un amigo de Erasmus y le había enviado una foto de mi móvil diciéndole que lo había encontrado en un cajero y que lo quería devolver.


Tengo que decir que en este punto fui un poco iluso, ya que hasta yo mismo creí que el ladrón vió que no lo podía usar y lo tiró y que alguna alma caritativa (que aunque escasean hay que decir que las hay) lo había encontrado y me lo quería devolver. Pero no podía ser todo tan bonito.

El ladrón contactó con uno de los contactos que vió que yo tenía en las notificaciones, única y exclusivamente para conseguir mis datos, más concretamente mi correo electrónico. ¿Y por qué? Porque su estrategia es hacerme creer que mi teléfono ha aparecido para poder desbloquearlo. ¿Como? En las siguientes líneas os lo cuento.

Contacté con Raúl, el amigo que había hablado con el ladronzuelo y le envié mis datos de contacto para que se los enviará al ladrón con la esperanza de que se pusiera en contacto conmigo. El ladrón nunca se puso en contacto conmigo, eso sí, inició su estrategia para tratar de convertir ese ladrillo con forma de iPhone, en un teléfono funcional otra vez. No lo consiguió.

¡En este punto hay que estar MUUUUY ATENTOS! Una vez el ladrón tiene el teléfono y tiene el correo del propietario es cuando inicia su estrategia de engaño mediante phisingPara aquellos que no sepáis lo que es phising, básicamente se trata de una estrategia de hacerte creer que recibes una notificación de una entidad real (en este caso Apple) para que les entregues tu login y password con el fin de poder hacer lo que quieran con ellos (en este caso desbloquear el teléfono para pasar de tener ese carísimo ladrillo, a tener un iPhone totalmente funcional).

Su estrategia siguió de la siguiente manera:

  • Insertó una tarjeta con Internet en el iPhone. Con esto lo que hizo fué que me llegara una notificación lícita de Apple diciéndome que se había encontrado el teléfono. Me llegó el siguiente correo electrónico (lícito)

Find My Iphone licitoremitente licito

  • Al cabo de 20 minutos hizo llegar un correo falso, con exactamente la misma estructura que el que envia Apple. ¡MUCHO OJO CON ESTO! Como podéis ver el remitente no tiene nada que ver con Apple. Se trata del ladronzuelo tratando de robarnos los datos (login y password de iCloud)

Find my iphone phisingremitente phising

Si accedemos al link que nos envia este correo, aparece una web exactamente igual a la de iCloud, donde nos pedirá las credenciales de acceso y aquí es donde si ponemos nuestros datos ya pueden desbloquear el teléfono robado.

Consejos si os roban el teléfono

  1. Tan pronto como puedas procede a bloqueralo vía iCloud para que no puedan usarlo ni acceder a tus datos
  2. Denúncialo antes de 24h a la comisaría más cercana. Necesitarás la denuncia si tienes que reclamarlo al seguro.
  3. Si el ladrón se pone en contacto contigo:
    1. Facilítale un correo distinto al que utilices para iCloud. Con esto conseguirás saber que si te llega un correo de Phising al mail que le has facilitado es que te están intentando engañar. De esta manera conseguí fácilmente ver que el correo no era lícito.
    2. Revisa siempre el remitente de los correos que te lleguen. El phising está al orden del día, no solo para esto sino también para conseguir tus accesos al banco por ejemplo.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.