Ecuador- Quito/ La mitad del mundo (13 de Noviembre)

Primer día en Quito… destino, la Mitad del Mundo.

Después de disfrutar de un muy buen desayuno en el Hostal nos pusimos rumbo a la “Mitad del mundo” ya que teníamos muchísimas ganas de ver y hacer los hacer los experimentos con agua que tanta gente nos había comentado.

¿Cómo llegar a la Mitad del Mundo?

Desde el centro al monumento de la Mitad del Mundo hay varias opciones de transporte público. La más típica es ir hasta la terminal de Orfelia y allí cambiar de bus para llegar al monumento. Nosotros en cambio, debido a nuestra ubicación, tomamos un bus directo en la calle Mariscal Sucre con Simon Bolívar por 1 dólar por persona y que tardaba nada más y nada menos que 1 hora y media en llegar al    monumento.

Los autobuses te dejan a pocos metros de la entrada principal con lo que es imposible perderse.

Monumento de La Mitad del Mundo

Para nuestra sorpresa cuando llegamos al monumento los precios eran de escándalo, por no decir otra cosa. La entrada completa valía 10 dólares, eso si … te regalaban una tableta de chocolate.

Nosotros, que no estábamos dispuestos a pagar esa cantidad de dinero, escogimos la opción más barata que te da derecho a entrar al recinto (3,5 dólares por persona) pero no te permite entrar a ningún museo, ni al planetario ni, obviamente, te da la tableta de chocolate, pero  teniendo en cuenta que la linea del ecuador verdadero no pasa por allí (está como 300 metros al norte) tampoco teníamos mucho interés en gastarnos mucho dinero en ese sitio.

El sitio en sí parece un parque de atracciones para turísticas. Vale que es una parada obligatoria, sobretodo porque el lugar da mucho juego para hacer fotos increíbles, pero personalmente creo que con la entrada más barata es más que suficiente.

Museo Inti Ñan, parada obligatoria

Después de dar unas cuantas vueltas y de hacernos como 150 fotos nos dirigimos al museo Inti Ñan, por donde si pasa la latitud 0’000. La entrada cuesta 4 dólares por persona pero la verdad es que es divertidisimo. Con la entrada entra un guía que a parte de explicarte curiosidades de las tribus más representativas de Ecuador te enseña el efecto de las fuerzas de Coriolisi a través de multiples experimentos.

Personalmente nos lo pasamos genial. Parecíamos dos niños pequeños en una tienda de juguetes. 100% recomendable si os gusta la ciencia.

A eso de la 13.00 salimos del museo y nos fuimos a comer. Justo delante de la parada de bus hay cientos de sitios que ofrecen almuerzos muy bien de precio (por favor bajad un poco la calle y no os quedéis en los primeros y más cercanos al museo que son mucho más caros y no valen tanto la pena). Nosotros nos dirigimos hacia el restaurante Quevedo, un pequeño bar que nos recomendaron lo chicos de información turística y que por sólo 2,5 dólares por persona te entra una sopa, un principal y bebida. La comida es muy humilde, pero claro por ese precio tampoco se puede esperar mucho más.

Por la tarde deshicimos el camino y nos dirigimos a dar una vuelta por El Barrio viejo de la ciudad y hay que decir que nos encantó! Quito es una ciudad que encandila, con sus edificios blancos, sus calles empedradas y la gran actividad que hay por sus calles.

También hay que decir que mucha, mucha gente nos ha advertido sobre el alto nivel de delincuencia, sobre todo en el transporte publico y por la noche, con lo que hemos decidido limitar nuestros paseos hasta las 18.00-19.00 que es cuando anochece.

A esa hora volvimos a la “Ronda” para tomarnos unas cervezas y cenar.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.