Ecuador- Otavalo (11 de Noviembre)

Bye bye Colombia, Hello Ecuador.

Colombia ha sido un país de contrastes. Hay zonas que nos han encantado y otras que no nos ha gustado nada. Además los últimos días, sobretodo debido a los cortes y al estado de las carreteras nos ha parecido que hemos perdido mucho tiempo en los trayectos y si somos sinceros nos apetecía un cambio de aires.

Ecuador…. que ganas de conocerte!!! Nuestro primer destino del país es Otavalo y su impresionante mercado, pero antes de llegar tuvimos que cruzar la frontera.

Nuestra experiencia en la frontera

Como ya comentamos en el blog de ayer (10 de Noviembre) hay dos pasos fronterizos principales entre Ecuador y Colombia: San Miguel y Rumichaca. Nosotros nos decidimos por Rumichaca ya que queríamos llegar a Otavalo y nos pusimos de camino a Ipiales (la última ciudad colombiana antes de pasar a Ecuador).

Para cruzar desde Ipiales tuvimos que coger un taxi de la ciudad hasta la frontera. Una vez allí tienes que ir primero a la frontera del país de salida para que te “firmen” la salida y luego a inmigración del país de entrada para “registrar” tu entrada. Las dos fronteras se sitúan en lados opuestos de un puente y aunque todo el proceso es gratuito hay que ir con ojo para que no intenten cobrar nada.

Jamás habíamos cruzado una frontera por carretera así que nos sorprendimos por que tardamos más de lo esperábamos. El proceso de salida en Colombia fue muy rápido, en 15 minutos ya estábamos pero el de entrada en Ecuador… se hizo eterno (una hora o quizá un poco más).

Después de salir del control de Ecuador hay busetas que te llevan a Tucán (el primer pueblo de Ecuador) por solo 2.500 pesos aunque también existe la opción de tomar un taxi si tienes prisa.

Nota: en la zona de Ipiales-Tucan aceptan tanto Dólares como pesos colombianos.

Si tienes tiempo y ganas en Tucán puedes visitar el cementerio José María Azael Franco Guerrero, famoso sobretodo por los arboles que lo decoran. Aunque nosotros no fuimos porque estábamos muy cansado y teníamos ganas de llegar a Otavalo, conocidos que fuero dicen que es digno de la visita. Hay arboles en forma de animales, un cristo, vasijas… Bastante impresionante.

Fuente: www.saltaconmigo.com

Ya en la terminal de Tucán, vimos que aunque se trata de una terminal muy pequeña existen conexiones con multiples ciudades del país (sobretodo con Otavalo, Ibarra y Quito). Nosotros tomamos un bus directo a Otavalo que tardó alrededor de 2 horas.

Nuestra prisa en llegar a Otavalo se debía a que queríamos visitar el famoso mercado de artesanías de la ciudad, uno de los más importantes que no se muy bien porque pensaba que se celebraba el domingo pero cuando llegamos al Hostel y preguntamos nos comentaron que el mercado había sido hoy (sábado). Vaya fallo!!! Así que cuando llegamos a eso de las 16.00 horas ya estaban recogiendo.

Tengo que reconocer que eso me fastidió el ánimo toda la tarde. Tanta prisa que habíamos tenido para llegar a Otavalo para nada! Pero bueno, de todo se aprende…

Por la tarde aprovechamos para ver lo que quedaba del mercado (que era más bien poco) y para dar una vuelta por la ciudad.

A primera vista Otavalo no es una ciudad bonita pero hay que decir que su ritmo tranquilo y la sensación de seguridad que nos dio la ciudad nos enamoró poco a poco.

Es curioso ya que en Otavalo vimos un cambio sustancial con Colombia. No solo en la arquitectura y distribución de la ciudad sino sobre todo en la gente y eso que la ciudad está a escasos quilómetros de Colombia.

La ciudad está llena de gente vestida con la ropa típica de la zona y cuando digo llena quiero decir más de la mitad de la gente.

Otro tema que nos sorprendió era los numerosos restaurantes chinos que había en la ciudad y como no, Sergi se empeñó en comer en uno de ellos (le encanta la comida China aunque a mi no me apasiona si soy sincera).

Se ve que Ecuador tiene una gran población de ese país y lo podéis comprobar por los numerosos carteles de restaurante “chifas” repartidos por todas las ciudades.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.