Colombia- Salento (24 de Octubre)

Bye bye Bogotá- Hello Eje cafetero.

Próximo destino: el Eje Cafetero. kilómetros y kilómetros de cafetales con cascadas y una fauna increíble.

Este eje está formado principalmente por 3 ciudades: Armenia, Pereira y Manizales, pero según nos comentaron y leímos en las guías estas tres ciudades son principalmente ciudades productivas y centros de negocio con grandes edificios de cemento y sin mucho encanto así que decidimos hospedarnos en Salento, una ciudad pequeña con arquitectura tradicional cafetera, muy cerca del parque de Cocora y a pocos kilómetros de Armenia.

Ya con el secreto del transporte colombiano en nuestra posesión, entramos en la página web de las terminales de Bogotá (http://www.terminaldetransporte.gov.co/)  para ver que opciones había para ir a Salento, pero desgraciadamente no había autobuses directos.

Los servicios públicos de Colombia se organizan en forma de Hubs, es decir hay conexiones directas entre ciudades grandes y luego desde la ciudad hasta los pueblecitos así que nos tocó hacer un transbordo en Armenia donde luego tomamos otro hasta Salento.

Nos desplazamos a la estación Salitre de Bogotá, la principal de la ciudad donde contratamos un autobús de la empresa Bolivariano. El trayecto nos costó 50.000 pesos por persona en autocar de “lujo”: wifi, baño, pantallas individuales ….”.

Aunque parezca mentira para el recorrido de  200 km se tardan 8 horas!!! Madre mía no nos acostumbramos a este tipo de relación tiempo/km. Eso sí el paisaje es precioso.

Para el segundo tramo del viaje “Armenia- Salento” revisamos la web de la terminal de Armenia, donde se informa que hay dos compañías que realizan este trayecto, que dura aproximadamente una hora por un costo de 4.200 pesos (Cootracir y Expreso Alacá). Estos salen cada 20-30 minutos.

Cuando llegamos a Armenia y nos pusimos a buscar las taquillas de alguna de estas dos compañías varios señores nos indicaron directamente donde ir: “Salento? Al fondo de la terminal”.

En ese momento nos dimos cuenta que Salento tenía que ser súper turístico para que todo el mundo asumiera que nos dirigíamos allí y como no, no nos equivocábamos!

A eso de las 20.00 llegábamos a Salento y nos dirigimos a nuestro hostel, Hostel Cattleya, una pequeña casa de campo situada en la entrada de la ciudad un poco destartalada y sin mucho encanto. El hostal estaba bien, sin más. Quizá se podría decir que era un poco básico, pero por el precio, 55.000 pesos por la habitación privada tampoco se puede pedir mucho más, aunque creemos que si se mira con tiempo y con un poco más de ganas se pueden encontrar mejores opciones a un precio parecido.

Ya instalados y con un hambre de mil demonios nos dirigimos a Cenar al centro del pueblo. Caminamos como 5 minutos por la Carrera 1 hasta que encontramos como una pequeña “feria” llena de food trucks con un ambiente, como dicen aquí, muy chévere (en la calle 6 entre las carreras 2 y 3).

Nos pedimos unas arepas venezolanas que llevaban carne, chicharrón, queso, tomate…. una bomba de colesterol pero estaban muy ricas (las dos arepas, dos Coca Colas y unos dedos de plátano y queso unos 30.000 pesos).

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.