Colombia- Cali/ Popayán (6 de Noviembre)

Después de una tarde en Cali, hemos vuelto a la terminal a buscar alguna alternativa de transporte porque según nos han comentado en el Hostel el bloqueo de carreteras acababa hoy y gracias Dios hemos podido tomar un bus destino a Popayán .

Aunque ayer nos enfadamos como monos por la situación (bueno quizá yo más que sergi) visto con perspectiva hemos tenido mucha suerte de sólo esperar un día. Había gente que se ha quedado “atrapada” en Cali más de una semana sin poder continuar la ruta al sur con la única opción de tomar un vuelo y la multitud de gente en la terminal de autobuses lo confirmaba. Cientos de personas con sus maletas tirados por la estación. Había tanta gente que incluso el gobierno estaba ofreciendo comida gratuita a los afectados por los cortes.

NOTA: Tenemos que empezar a leer las noticias locales si queremos evitar este tipo de eventualidades, que por lo visto son bastante frecuentes en diversos países de Sudamérica.

Aunque el camino ha sido lento y tortuoso a eso de las 17.00 llegábamos a Popayán (si, si… para 150 km hemos tardado casi 5 horas, pero hemos llegado).

¿Qué decir de Popayán? Pues creo que puedo hablar en nombre de los dos y decir que ha sido la sorpresa de nuestra ruta por Colombia. Es una preciosa ciudad colonial con calles empedradas y con todas sus casas pintadas de blanco. Un buen respiro de las concurridas y caóticas calles de Cali y Santa Marta.

Creo que puedo decir que después de Cartagena es la segunda ciudad más bonita de Colombia con la diferencia de que aquí no hay casi turistas y bueno, para que mentir, que hace mucho más frío y no hay costa, que es un “que” muy importante.

Nuestro hostel, el Hostel Arte, situado muy cerca de la plaza Central, ha resultado ser una buena elección. Las habitaciones privadas tienen un precio de 55.000 pesos y son amplias y limpias así que lo recomendamos totalmente.

Por la tarde hemos dado una vueltecilla por la plaza central antes de irnos a cenar y dormir, porque estábamos totalmente agotados del viajecito.

Deja un comentario